27.3.20

Coronavirus: qué es recomendable comer para ayudar a tu sistema inmunológico a luchar contra enfermedades como el covid-19

El covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, fue oficialmente declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud. Muchos países han cerrado sus fronteras y han puesto a la población bajo encierro voluntario o forzado. 
Los eventos culturales y deportivos se han cancelado o pospuesto, incluidos la Copa América 2020 y el festival de Glastonbury, los pubs y restaurantes están cerrando, y la gente está aterrada comprando productos básicos como papel higiénico y pasta. 
Pero, aunque parezca que la situación está fuera de control, todavía hay muchas cosas que puedes hacer para proteger tu salud y la de las personas que te rodean. 
Lo primero y más importante es que sigas las pautas nacionales para prevenir el covid-19: evitar propagar el virus y reducir las posibilidades de contraerlo lavándote las manos regularmente, evitando tocarte la cara y minimizando el contacto social. 
Esto es particularmente importante para proteger a los grupos en riesgo, incluidas las personas con patologías previas, las personas mayores y las mujeres embarazadas. 
Además de protegerte del virus por afuera, también puedes defenderte por dentro fortaleciendo tu sistema inmunológico. 
El sistema inmune es complejo y altamente receptivo al mundo que nos rodea, por lo que no es sorprendente que muchos factores afecten su funcionamiento. 
Lo importante es saber que la mayoría de estos factores no están codificados en los genes, sino que se ven influenciados por nuestro estilo de vida y entorno. 
Una cosa que puedes controlar de inmediato es la salud de los billones de microbios que viven en tu intestino, conocidos colectivamente como el microbioma. Investigaciones recientes han demostrado que el microbioma intestinal desempeña un papel esencial en la respuesta inmune del cuerpo a las infecciones y en el mantenimiento de la salud en general. 
La mejor manera de aumentar la diversidad de microbiomas es comiendo una amplia gama de alimentos de origen vegetal, que son ricos en fibra, y limitando los alimentos ultraprocesados, incluida la comida chatarra. 
También se ha demostrado que seguir una dieta mediterránea mejora la diversidad del microbioma intestinal y reduce la inflamación. 
Es decir, comer muchas frutas, verduras, nueces, semillas y granos integrales; grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra de alta calidad; y carne magra o pescado. 
Evita el alcohol, la sal, los dulces y las bebidas azucaradas y los edulcorantes artificiales u otros aditivos. 
Si te preocupa obtener productos frescos durante el autoaislamiento o la cuarentena, las frutas y verduras congeladas son tan saludables como sus contrapartes frescas y durarán mucho más que el período de aislamiento de dos semanas actualmente recomendado. Frutas enlatadas, frijoles y legumbres son otras opciones duraderas. 
También puedes ayudar a tu microbioma comiendo regularmente yogur natural y quesos artesanales, que contienen microbios vivos (probióticos). 
Ya sea que estés comprando para ti, tu familia o personas mayores, elegir alimentos que apoyen un microbioma intestinal saludable es mucho más importante que acumular papel higiénico. 
Cuidar tu salud mental, mantenerte físicamente activo y dormir lo suficiente también ayudarán a mantener tu sistema inmunológico en buena forma. 
¡Y no olvides lavarte las manos! 
Fuente: BBC.COM. Leer más...

Médico dice NY sobrepasará Italia y China en contagio COVID-19; decenas dominicanos hospitalizados

NUEVA YORK.- El prestigioso médico dominicano Rafael Lantigua, vicedecano de la escuela de medicina de la universidad de Columbia e internista en el hospital Presbiteriano Medican Center, vaticinó que la Gran Manzana sobrepasará en los próximos días a Italia y China en cuanto a contagio del COVID-19. 
Lantigua, entrevistado vía telefónica por este reportero, precisó que este fin de semana tendremos más contagio que el país europeo y en los próximos 12 días más que los de la ciudad de Wuhan, China, donde se originó el mortal virus. 
Preguntado si en el hospital Medican Center hay dominicanos internados, afirmó “tenemos un significativos números de criollos, muchos de ellos entubados y una máquina respiradora”. 
Reveló que hay varios taxistas que fueron contagiados al montar pasajeros ya enfermos. 
El alcalde Bill de Blasio dijo este jueves que a las 5:00 de la tarde en la Gran Manzana había sobre los 25 mil casos de coronavirus y 365 fallecidos; 85 de esas muertes ocurridas en las últimas 24 horas. 
El presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams, expresó que los hospitales del condado se están quedando sin suministros. 
En el hospital Elmhurst en Queens demuestra ser la zona cero para la crisis COVID-19 en la ciudad, con 13 muertes en el hospital en solo 24 horas. 
Fuente: El Nacional.Leer más...

CONANI pide “Crianza positiva” en medio del estrés por pandemia

Santo Domingo. – El Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), hizo un llamado a los padres y tutores a manejar la paciencia y el estrés, en medio de la cuarentena por la pandemia del COVID-19, e implementar técnicas de crianza positiva que permitan manejar el enojo, saber disciplinar de modo correcto y sobre todo evitar la implementación del castigo físico, una de las principales preocupaciones en estos momentos de tanta incertidumbre. 
Kenia Lora, presidenta ejecutiva del CONANI, sugirió que, para menor impacto psicológico; se establezcan rutinas diarias, distintas técnicas para hablar de sus miedos, mantener contacto con los familiares y amigos a través de los medios electrónicos, escuchar música, leer, realizar tareas del hogar, entre otras actividades que pueden ser calendarizadas para mayor compromiso. 
En lo que respecta a los adolescentes, CONANI sugiere como medidas el empleo de juegos didácticos que puedan distraerlos; apoyo en sus proyectos escolares; asignaciones de tareas en el hogar, y tiempo compartido en familia para orientar y fortalecer el círculo de confianza. 
Protocolos para la pandemia 
Lora informó que desde que inició la pandemia del COVID-19, se implementaron protocolos especializados para la atención a Niños, Niñas y Adolescentes expuestos al virus. Dentro de las medidas tomadas por el COVID-19 se encuentra “el incremento de las acciones preventivas dentro de los hogares de paso, con un protocolo especial que incluye los ingresos de niños, niñas y adolescentes. Estos hogares se encuentran aislados, y el personal hace turnos de 15 días para disminuir el contacto con el exterior”. 
 La funcionaria explicó que de surgir casos de NNA institucionalizados con el COVID-19, la institución tiene diseñado el plan de acción para un manejo oportuno, “que incluye los posibles traslados de los mismos a centros de salud coordinados con el Ministerio de Salud y la red hospitalaria establecida”, dijo. 
 Asimismo, está identificado previamente el personal que estaría asistiendo y el protocolo interno dentro del hogar de paso. 
 Por su parte, las ONG o ASFL de ambas modalidades (residencial y ambulatorias), reciben todos los días raciones alimentarias gestionadas por la institución, a los fines de que se aseguren alimentos cocidos. Esto, ante la reducción de personal en estos centros, acatando las disposiciones del poder ejecutivo. 
Fuente El Nacional.Leer más...

La cuarentena que salvó a un pueblo

Si eres de los que se tira de los pelos tras una sema­na encerrado en casa por el coronavirus, si no dejas de pasear por las habita­ciones, desesperado, sin saber qué hacer, soñando con el día que puedas salir a la calle, quizá esta histo­ria te interese. Ocurrió en Eyam, un pequeño pueblo del condado de Derbyshi­re, en Inglaterra, en 1666, donde todos sus vecinos, de manera voluntaria y sin imposición de ningún Gobierno, decidieron en­cerrarse durante más de un año para no propagar la epidemia más devasta­dora de la historia en su país: la peste negra. Una cuarentena autoimpuesta que se convirtió en un ac­to heroico sin preceden­tes. 
En primer lugar, porque consiguieron aguantar 14 meses, soportando la ma­yoría de ellos los síntomas de aquel virus que había acabado con la mitad de la población de Europa. Véase: inflamaciones dolo­rosas debajo del brazo, el cuello o la ingle, moretones negros debajo de la piel y, sobre todo, fiebre, vómitos y espasmos. Síntomas ate­rradores que solían llevar a la muerte y que se propa­gaban a una ferocidad in­creíble. Y en segundo lugar, y más sorprendente aún, porque los 350 vecinos de Eyam decidieron ence­rrarse no para salvarse a sí mismos, sino para no con­tagiar a las poblaciones de los pueblos cercanos. Gra­cias a ello, salvaron la vida a decenas de miles de per­sonas de ciudades como, por ejemplo, Sheffield y Manchester. 
 Esta cuarentena se en­marca dentro de la terce­ra epidemia de peste que azotó al mundo. La prime­ra afectó al Imperio Bizan­tino en el siglo VI y mató a unos 50 millones de perso­nas (25% de su población). La segunda barrió Asia oc­cidental, Oriente Medio, el norte de África y Europa entre 1346 y 1353, causan­do pérdidas de población catastróficas y generaliza­das, tanto en las zonas ru­rales como en ciudades pe­queñas y grandes. Fue la más mortal y terrible de to­das cuantas ha sufrido la humanidad, acabando con la vida de más de 100 mi­llones de personas, más de la mitad de los europeos. 
 La “Gran peste de Londres” 
 La tercera, la que nos ocu­pa, tuvo lugar en diferentes brotes desde finales del siglo XVI hasta mediados del siglo XVIII y perjudicó a diferentes ciudades del viejo continen­te, tales como Tenerife, Mi­lán, Sevilla, Viena, Marsella, Bucarest y Londres. Esta úl­tima fue la que le tocó sufrir al pequeño pueblo de Eyam, que tuvo lugar entre 1665 y 1666 y mató a 68.595 londi­nenses, según la cifra oficial. Se cree, sin embargo, que el número real de fallecidos lle­gó a 100.000, puesto que la mayoría de los cadáveres de los barrios más pobres, don­de más víctimas había, eran simplemente arrojados a fo­sas comunes. Se lanzaban allí sin dejar constancia en nin­gún registro. 
 Debido al comercio terres­tre y los desplazamientos de los ciudadanos más pudien­tes, que huían de la capital en cuanto podían —el Rey Car­los II y su corte, por ejemplo, se refugió en Oxford hasta que todo pasara—, la peste negra se propagó a otras zo­nas de Inglaterra. A Eyam, 260 kilómetros al norte, lle­gó en septiembre de 1665. El responsable fue George Vic­cars, asistente del sastre del pueblo, Alexander Hadfield, que había viajado a la Lon­dres para comprar las man­tas y las telas que su jefe ne­cesitaba para confeccionar las prendas que le habían en­cargado. 
 A Viccars ya le habrían lle­gado noticias de que en la metrópoli había apareci­do una enfermedad que producía fiebre, vómitos, espasmos y fuertes infla­maciones, la cual había causado miles de muertos hasta ese momento. Tam­bién habría oído hablar de las teorías de su origen, que muchos asociaban a un cas­tigo divino por los pecados del mundo. O habría vis­to a algún rico comercian­te portar hierbas, especias o flores de olor dulce, con­vencido de que repelían la epidemia. También se ha­bría cruzado con muchos más vecinos de lo habitual fumando sin parar, creyen­do que así ahuyentaban el mal. Y si no, lo que seguro no pudo evitar es cruzar­se con un montón de ca­sas marcadas con una cruz blanca y un vigilante en su puerta, indicando que den­tro había infectados obliga­dos a guardar cuarentena. 
 El virus en una tela 
 Lo que nunca se imaginó Viccars es que, al regresar a Eyam y desplegar el far­do en el taller de Hadfield, las telas húmedas que traía estaban plagadas de pul­gas que portaban el mor­tal virus de la peste. Era imposible que lo supiera entonces, pero con aquel fatal descuido iba a provo­car que su pequeño pue­blo se convirtiera en uno de los más importantes de la historia de Inglaterra. El sacrificio que sus 350 vecinos decidieron hacer a continuación tuvo con­secuencias decisivas y de largo alcance para el desa­rrollo del tratamiento con­tra la peste, así como para la forma de actuar ante la propagación de cualquier enfermedad infecciosa. 
 Viccars murió menos de una semana después. Su entierro quedó registra­do en la iglesia local el 7 de septiembre de 1665. Se convirtió en la primera víc­tima de la peste negra de la aldea, pero lo peor esta­ba por venir. Cinco semanas después ya habían muerto 29 vecinos suyos y, antes de llegar a diciembre, la ci­fra era de 42. El pánico se apoderó de la comunidad, mientras se iban producien­do nuevas víctimas. En ma­yo de 1666, sin embargo, no falleció nadie y en Eyam todos pensaron que la epi­demia había desaparecido. 
 Se equivocaron. El virus mutó y se hizo más mortal. Dejó de ser una infección transmitida por las pul­gas y pasó a los pulmones. 
 A partir de ese momen­to se volvió una enferme­dad pulmonar que en vera­no regresó con más fuerza y lo arrasó todo en el pue­blo. Las escenas a partir de ese momento debían pare­cerse mucho a las descritas por Agnolo di Tura, cronis­ta siciliano del siglo XIV, so­bre la peste en su ciudad: «Grandes fosas se cavan pa­ra la multitud de muertos y los cientos que mueren ca­da noche. Los cuerpos se arrojan en estas tumbas masivas y se cubren del to­do. Cuando estas zanjas es­tán llenas, se cavan nuevas zanjas. Tantos han muer­to que tienen que cavarse nuevas fosas cada día». 
 Resistencia de los vecinos 
 Conociendo la tragedia de Londres, los habitantes de Eyam tomaron cartas en el asunto de una manera mu­cho más radical que cual­quier otro pueblo de Ingla­terra o Europa. La decisión fue impulsada por el reve­rendo de la localidad, Tho­mas Stanley. que se percató de la necesidad de conte­ner la enfermedad en junio de 1666, por la sencilla ra­zón de que aquella aldea se encontraba en medio de una importante ruta co­mercial entre Sheffield y Manchester. Eso la expo­nía mucha más y la con­vertía en un enclave poten­cialmente peligroso para expandir la peste. 
Stanley anunció al pue­blo que debían hacer cuarentena pero se encontró con la resistencia de los ve­cinos, puesto que todavía no se había ganado su con­fianza en el año que lleva­ba en el cargo. ¿Qué podía hacer para convencerles? Acudió al reverendo al que había sustituido, William Mompesson, que se en­contraba mucho más uni­do a los feligreses, y le pi­dió ayuda. Se pusieron de acuerdo y convocaron a to­dos en la iglesia para pedir­les que, por favor, se aisla­ran voluntariamente en sus casas para evitar el más mí­nimo contacto con sus ve­cinos y con los visitantes. Que aquello era muy im­portante para el futuro de la comarca. 
 Mompesson les comuni­có a sus feligreses que, ade­más, el conde de Devon­shire, que vivía cerca de Chatsworth, se había ofre­cido a enviar alimentos y suministros si los aldeanos aceptaban ser puestos en cuarentena. Esta comenzó el 24 de junio de 1666. El pueblo se cerró a cal y can­to para que nadie pudiera entrar o salir. Los vecinos sabían que se enfrentaban a una muerte casi segura al no poder recibir ayuda mé­dica —la cual, de todas for­mas, no estaba en aquella época muy asegurada to­davía—, pero se consola­ron con el hecho de que sal­varían a decenas de miles de ingleses si salían de su pueblo e iban a Londres o Manchester. 
 “Cualquier medida parecerá exagerada” 
 Todavía hoy se puede leer a la entrada de Eyam un cartel de 1666 que advier­te: «Cualquier medida que se tome antes de una pan­demia parecerá exagera­da. Sin embargo, cualquier medida que se tome des­pués de ella parecerá insu­ficiente». Mompesson esta­ba convencido de ello y les prometió que permanece­ría junto a ellos hasta el fi­nal, intentando aliviar espi­ritualmente su sufrimiento, aunque le costara la vida. 
 A continuación toma­ron una serie de medidas sanitarias inéditas hasta la época. Delimitaron el mu­nicipio con una línea de piedras de una milla de lar­go que marcaba el límite de la cuarentena y coloca­ron carteles para advertir a los visitantes que no entra­ran. Elaboraron un plan pa­ra enterrar a todas las víc­timas de la peste lo antes posible y lo más cerca del lugar donde había muer­to, no en el cementerio. Así evitarían que la enferme­dad se propagara entre los cadáveres que esperaban sepultura. Y, por último, ce­rraron la iglesia para evitar la concentración de gente y trasladaron los sermones al aire libre, con el objetivo de que pudieran rezar con una distancia suficiente en­tre ellos. 
«La decisión de poner en cuarentena la aldea signi­ficó que se eliminó el con­tacto humano-humano, especialmente con aque­llos visitantes que llega­ban al pueblo. Aquello re­dujo significativamente el potencial de propagación del patógeno. Sin la res­tricción de los aldeanos, mucha más gente habría sucumbido a la enferme­dad, especialmente de las aldeas vecinas. Es remar­cable lo efectivo que fue el aislamiento en este caso», contaba hace unos años el doctor Michael Sweet, es­pecialista en enfermedades en la Universidad de Derby, a la BBC. 
 Durante 14 meses nadie entró ni salió del pueblo. Los vecinos permanecieron encerrados. De las aldeas cercanas llegaba gente a dejar comida en la frontera de piedras a cambio de mo­nedas de oro sumergidas en vinagre. Los habitantes de Eyam creían que así el metal se desinfectaría. Eso ayudó a que la peste no se propagara fuera, puesto que nadie intentó cruzar el anillo. 
 Seis muertos al día 
 Con la llegada del verano, la epidemia empezó a ha­cer estragos dentro del pe­rímetro. Se registraban cin­co o seis muertes por día. Se conoce el caso de una mujer, Elizabeth Hancock, que enterró a seis de sus hi­jos y su esposo en un mes. La llegada del calor había hecho que las pulgas estu­vieran más activas y la pes­te se extendiera sin control por todo el municipio. «Mis oídos nunca han escucha­do lamentos tan lamenta­bles. Mi nariz nunca ha oli­do olores tan penetrantes y mis ojos nunca han visto espectáculos tan dantes­cos», escribió Mompesson en una de sus cartas. 
 En los meses de septiem­bre y octubre, el número de fallecidos disminuyó. El 1 de noviembre, la peste desapareció. El cordón ha­bía funcionado en lo que respecta a la propagación de la enfermedad fuera de Eyam, pero cuando llegó el primer inglés del exterior, se encontró con las cifras reales: con 76 familias in­fectadas, murieron 260 ve­cinos de 350. 
 Lo más importante, sin embargo, es que las me­didas de este heroico mu­nicipio hicieron cambiar en Inglaterra los paráme­tros médicos, puesto que se dieron cuenta de que aquella cuarentena forza­da había limitado la pro­pagación del virus. Tanto es así que utilizaron sus acciones como un caso de estudio en la prevención de enfermedades. El uso de zonas de cuarentena se usa en Inglaterra hasta hoy para contener la pro­pagación de enfermeda­des como la fiebre aftosa, mientras que de la idea de las monedas en vinagre hi­zo que surgiera el hábito de esterilizar los equipos y la ropa médica. 
Fuente; ABC Leer más...

20.3.20

Italia registra 627 muertes asociadas al coronavirus en un solo día

El país europeo suma su mayor número de fallecimientos desde que empezó la crisis y supera ya las 4.000 víctimas mortales 
El coronavirus no da tregua en Italia. El país ha sumado otros 627 muertos por coronavirus más en las últimas 24 horas, el mayor número de muertos en un solo día. Así, el número de fallecidos ha aumentado en una jornada un 18,4%. El balance de víctimas mortales supera ya los 4.000. En las últimas horas también se han registrado 4.670 nuevos casos en todo el país, lo que eleva el número total de contagios a 45.700. 
Según el jefe de Protección Civil italiana, Angelo Borrelli, hay 2.655 personas ingresadas en cuidados intensivos,16.020 hospitalizadas y 19.185 en aislamiento en sus casas. 
Por otra parte, en el último día otras 689 han superado la enfermedad Covid-19, por lo que el total de pacientes curados asciende a 5.129. 
En Lombardía, la región más golpeada por la pandemia, el total de casos se eleva ya a 22.264, tras sumar 2.380 en el último día, mientras que los muertos ascienden a 2.549, después de que se hayan contabilizado otros 381 fallecidos. 
Italia cuenta ahora mismo con el 36,6% de todas las muertes por coronavirus en el planeta. Este país superó el jueves 19 de marzo a China como el país con más fallecidos por coronavirus. 
En el país asiático la situación ha mejorado considerablemente: el 19 de marzo fue el primer día desde el inicio de la crisis en que no se produjo ningún contagio local. Los 34 nuevos casos fueron importados. 
elpais.com.
Leer más...

El amor en tiempo de coronavirus

¿Cómo me haré para demostrar mi amor en estos tiempos de coronavirus? ¿Aprenderé como los japoneses a inclinarme? Confieso que la estoy pasando muy mal 
Todos los años voy a Dferia, un evento que se realiza en San Sebastián (España). NorKa, su director y gran amigo, me invita. Cada año espero con ansiedad este encuentro, que es una fiesta del espíritu y un lugar donde amigos de casi todo el mundo nos damos cita para renovar nuestra amistad en una ciudad que es una joya de la península ibérica y orgullo gastronómico del mundo. 
Cada año hago el amor colectivamente con la ciudad, recorro sus teatros en un festival donde lo más exquisito se presenta. Mi maleta un mes antes está preparada. 
Durante el año voy comprando regalos para los amigos y, claro, las mejores botellas de ron Brugal, ya esperadas, para una fiesta interminable de cuatro días. 
El rumor del coronavirus explotó en China, veía la televisión pensando que era una historia más de esas que se escriben a diario, luego pasó a Italia, y mi familia y médico me advirtieron del peligro. 
En casa grandes debates y yo insistía que, si me daba, uno se podía morir en cualquier lugar y ese era un bello lugar para enfermarme. 
Mi hijo, apuntándome con un dedo, me acusó de abusador, de ser un egoísta y de que luego los contaminaría a todos. 
Luego de un plebiscito familiar, amigos consultados, algunos pseudomédicos dieron sus comentarios, me bajé del avión con una infinita tristeza y avisé a mis compañeros del mundo la imposibilidad de asistir. Lloré por dentro. 
 Nunca había visto nada igual, cada día las noticias eran más alarmantes, pero donde llegó al colmo fue cuando en la iglesia el cura nos prohibió abrazarnos. ¿Estaría Dios indignado? Mi corazón se detuvo al instante. 
Un hombre que vive para abrazar, para besar sin importar quién sea, una persona como yo que descubrió hace años que un abrazo es más importante que cualquier discurso, que un abrazo cura más que cualquier medicamento, que es el instrumento más sanador que existe, que es la más bella demostración de amor y aprecio, de transmisión de energía, de alegría, de confianza, de pureza. Me sentí desarmado. 
El mundo se estaba acabando. Ni el cáncer, ni la diabetes, ni la insuficiencia renal ni nada me había impresionado tanto como esa prohibición de abrazar y ni siquiera la consolación de dar la mano. ¿Cómo me haría para demostrar mi amor en estos tiempos de coronavirus? ¿Aprendería como los japoneses a inclinarme? Confieso que la estoy pasando muy mal. 
Este virus inventado no sé por quién es un atentado a mí directamente, y lo peor de todo es que es mortal especialmente para los ancianos. 
Nunca me he sentido anciano hasta que una persona me vio y a la vez hizo una seña con el dedo en el cuello: “viejo, si le da, cuicccc”, y se cortó la yugular hipotéticamente. Ese gesto me demolió. 
El otro día fui al supermercado y tosí, mejor ni les cuento con la amabilidad que un gerente se me acercó y me acompañó a la puerta limpiándose las manos con alcohol y cubriéndose la cara. 
Ya molesto me fui a la farmacia, había una fila enorme y algunos desesperados se saltaban el orden, me sentí muy incómodo y comencé a toser. A mi lado una señora se separó un poco, no me aguanté y le comenté que andaba en búsqueda de algo que me quitara la fiebre. La señora desapareció, me hicieron un ‘fo’ colectivo y me atendieron de inmediato. Pido perdón por esta travesura, estoy devastado, esto de no abrazar me ha quitado el sueño, no salgo de casa, he suspendido toda actividad. Dios tiene que resolver esto pronto. No paro de pedirle. 
Freddy Ginebra (Diario Libre).Leer más...

14.3.20

Como preparar manita limpia
















MANITAS LIMPIAS

Ingredientes
 1-CARBOPOL 940________________0.50 ONZAS
2-GLICERINA____________________3 ONZAS
3-AGUA________________________3.50LITROS
4-BRONIDOX L___________________0.50 ONZAS
5-TRIETANOLAMINA______________1.5 ONZAS
6-ALCOHOL ISOPROPILICO_________15 ONZAS
7-ALCOHOL ETILICO NATURAL______10 ONZAS
8-FRAGANCIA (OPCIONAL)__________1 CC

PROCESO 

Disolver el Carbopol 940 en el agua, luego agregar la Glicerina y el Bronidox L, y dar espesor con la Trietanolamina, luego poner el Alcohol Isopropílico, el Alcohol Natural y la fragancia, que es opcional. 
 Cuando mezclemos el agua y el carbopol por diez minutos y luego pasarlo por un cedazo hasta que se disuelva todo el carbopol.  
Cada paso se debe respetar para obtener óptimo resultado. Más formulas de otros productos encontrarlos en http://www.undemurb.org/ Leer más...

16.1.20

Miledys Núñez participan de pacto municipal y presenta propuestas

SAN FRANCISCO DE MACORÍS.– La aspirante a la alcaldía de esta ciudad, Miledys Núñez, participo de la firma del Pacto por la Gobernabilidad Democrática, junto a los demás candidatos a alcaldes en las elecciones del 16 febrero de este año 2020, donde se comprometieron a encaminar acciones con la formulación y ejecución de políticas públicas que contribuyan a la mejora de la vida de los munícipes. 
Núñez Pantaleón, quien se convertiría en la primera alcaldesa de la ciudad del Jaya, presentó sus propuestas de gobierno municipal, que plantea contribuir al desarrollo de la comunidad francomacorisana y que está centrada en siete importantes ejes. 
Entre los ejes presentados por Núñez están: Seguridad ciudadana, Ornato, Embellecimiento urbano, plaza y parques, Relaciones interinstitucionales, Planificación urbana y ordenamiento territorial, Desarrollo social, Fortalecimiento institucional y Desarrollo económico. 
Con la firma del documento, los candidatos pactaron desarrollar un ejercicio de buen gobierno apegado al mandato de la Constitución y las leyes, así como a promover el fortalecimiento y la creación de herramientas y normas municipales que garanticen la participación de las organizaciones sociales, de mujeres, hombres y jóvenes en igualdad de condiciones en las instancias de toma de decisiones. 
Los aspirantes a la alcaldía pactaron con Participación Ciudadana, la Cámara de Comercio y Producción de la Provincia Duarte y el Consejo Económico y Social de San Francisco de Macorís.
Leer más...